martes, 29 de mayo de 2012

Capítulo 10


El chicarrón ese que conocí y traje a la escuela de la Magia,tenía, como todo el mundo, un nombre, Adam.
Sí, era guapísimo pero yo solo tenía ojos para Liam.

-Es guapísimo-dijo María.
-Es idiota-dijo Camila.
-¿Idiota?-dijimos María y yo.-¿Por qué?
-Me cae mal, va muy de guay,se cree bombón y no llega ni a lacasito.-dijo.
-No es tan engreído, además es un bombón.-dijo María.
-Por mí quedatelo, no lo quiero ver.
-Si me lo quedo lo verás- dijo María.
-Pues alejalo, yo que sé, ¿me ves cara de Einstein?-dijo Camila.
-Estás muy borde hoy.-dije.
-Es que ese tipo me cabrea.

Entraron Lidia y Harry hablando de la ley de la relatividad.

-¿Sabes? Creo que me voy a volver empollona.
-¿Empollona, tu?. Me parto de risa.- dije.
-Pues empieza a creértelo.-y se unió a la conversación.
-Madre mía, ese chico se ha metido en problemas.-dijo María.
-Menos competencia para ti, ¿no?-dije yo.
-Sí, supongo que sí.

Entró Liam. ¿Qué era esto un desfile? Le di un cálido beso y me preparé el bolso para ir a ver una película de terror con mi novio.
Pero apareció Adam y tuve que estar presente en la discusión.
-Hombre, si es el caballero simplón.-dijo Camila.
-¿No puedes dejar de meterte con la gente?, cerdita.
-A partir de ahora seras el Quijote, pero en vez de confundir molinos con gigantes confundes diosas con cerdas.
-Tranquila, no he visto nunca gatos con botas, pero zorras con tacones como tú, acabo de ver una.
-Mira, nene, déjame en paz porque te estás metiendo con el huracán Camila y no es recomendable. Osea que firmemos el trato de guerra.- Estaban muy juntos sus labios casi se tocaban y se veía la tensión.
-Pues que así sea, pero te estas perdiendo un gran museo.
-Eres tú el que pierdes.
-Lo que tú digas, María vayámonos antes de que la zorra se descomponga.
-Ten cuidado con lo que dices.- le soltó una mirada asesina.
-Lo haré cuando los cerdos vuelen de momento haré y diré lo que me dé la gana.

Y se marcharon todos, incluida yo, con Liam.
-Se odian demasiado.-dije.
-¿Pero qué ha pasado para que se odien tanto?
-Ni idea.

Fue una peli perfecta y nuestro beso final aún más.
Volvimos a la habitación con una excitada Violeta.
-¿A qué no sabéis quien vuelve mañana?-dijo Violeta.
-Espera que lo adivine...ehm, así del que llevas hablando toda la semana, David.-dije.
-No hablo tanto de él.
-No, que va- dijo Liam.
-Sólo hablas de él las 27 horas del día.-dije.
-Pero...si el día..., eres malvada.-dijo, me reí, y como otra de las costumbres que habíamos ido creando dormimos abrazados como los completos enamorados que eramos, vi entrar a Camila, no paraba de hablar de no sé qué pi, y cosas raras, como había cambiado...

Cuando me levanté estaba dispuesta a empezar el nuevo trimestre, íbamos a empezar a defendernos, hechizos defensivos. Habíamos ido un par de veces al hospital y me había sentido la persona más altruista del mundo, ahora estaba preparada para defenderme.

El hechizo era simple, tenías que pensar en una burbuja protectora a tu alrededor, en una hora solo podías usarla durante 10 minutos. Era limitada, solo los más poderosos (¡como yo!) podían crearla durante una media hora en una hora.

Recibí un mensaje de John a las 15h, ponía: “Estoy en Stracciatella per tutti, ¿te vienes?. Le respondí que sí y pensé que se empezaba a poner pesadito.

-¿Qué es esta vez, John?
-Para empezar hola, y lo que es, es que necesito tu ayuda.
-¿Otra vez?Soy maga, no hada madrina.
-Es para que me encuentres a una chica.
-Pues lo tengo bastante fácil, hay un montón.
-Me refiero a una chica que encaje conmigo.-dijo.
-Lo intentaré...-dije, no podía resistirme a su carita de niño bueno.
-Eres la mejor.
-Dime algo que no sepa, bueno, la cita mañana, en la pizzeria de al lado, a las 21h,ok?
-Vale, elige bien.
-No te pongas prepotente, aún te traeré un feto.

Cuanto me servían mis amigas en estos asuntos, llevaría a Camila.


-Venga, Camila, hazme este favor.-dije.
-Bueno, vale, pero como se enamoré demasiado...
-Muchas gracias, Camilita, ¡te quiero!-dije.
-Yo tampoco...-dijo Camila.

Entraron Adam y María besándose, que rápido que se formaban las parejas, y me pareció ver, durante un segundo celos en los ojos de Camila. Serían cosas mías.

-Hola, ¿estáis saliendo?
-No, solo nos a dado por besarnos, ir al cine y hacer cosas juntos pero no estamos saliendo.-dijo María riéndose.
-Dentro de poco llegará Violeta con David, ha ido a darle la bienvenida al aeropuerto porque no podía aguantar la espera.-dije.
-Va ahogar al pobre chico.-dijo María.
-No sé, yo creo que son la pareja perfecta, que no pueden vivir mucho tiempo separados, los dos se ahogaran juntos-dije.
-Tienes razón-dijo Camila.

Y entró la otra parejita, hablando de ya sabréis que.
-¡Hellow!-dijo Lidia.
-¿Por qué hablas en inglés?- dije.
-Porque la escuela ha organizado un concurso de inglés, y esperamos ganar.-dijo Harry, que había perdido gran parte de su timidez desde que salía con Lidia.
-¿Cuándo es el concurso?- dijo Adam.
-La semana que viene.-dijo Lidia.
-Cambiando de tema, voy a ir a comprar comida,¿alguien se apunta a ir al supermercado del centro comercial?
-Voy contigo. -dijo Lidia.
-Ok.

Íbamos en el coche cuando de repente una figura se puso en medio de la carretera, casi no nos dio tiempo a frenar, hice la burbuja y no pasó nada. Las dos salimos del coche.

-¿Quién eres?-le dijimos a aquella chica. Alzó la mirada, tenía unos preciosos ojos azul cielo, las pestañas muy oscuras y espesas y los ojos enormes, sin embargo, era pálida y delicada, tenía el pelo de color negro y era muy delgada.
-Soy Suzanne. Y necesito vuestra ayuda.
-¿En que podemos ayudarte?-dije.
-Sé quien sois, sois poderosas, yo también y estoy harta de vivir en la fábrica, todo el mundo es cruel y maléfico. Necesito que me ayudes a salir, diciendo el ritual. Yo pensaba robarlo pero me adelantasteis, ellos sabían que ibais a volver, Marilyn es la

única poderosa que le queda al Lado Oscuro, pero es la más poderosa de todas, y además es más terrible que todos ellos juntos, nos encerraron en nuestra habitación durante todo el día y no pude acudir para que me salvaras a mí también.
-¿Podemos confiar en ti?-dijo Lidia.
-Plenamente.
-Pues allá vamos-dije. Y volví a recitar tan largo ritual.

-Ahora tenemos que ir a comprar comida- dijo Lidia.
-Sí, tendrás que acompañarnos.
-Por mí bien, pero alejémonos de aquí, seguramente me estén buscando.

Fuimos al supermercado y compramos todo lo necesario, a la salida le compramos algo de ropa a Suzanne, porque no había traído consigo nada y de paso me compré un precioso vestido rojo, muy sexy.

Cuando llegamos empezó una nueva discusión entre Camila y Adam.
-La estás utilizando.
-Yo no la utilizo, además esto no te incumbe-dijo Adam
-Es mi amiga y me preocupo por ella, no quiero que se aprovechen de ella.

Cada vez estaban más cerca, y un pequeño roce hizo que estallara toda la pasión acumulada, todos los días haciendo creer a todo el mundo que se odiaban cuando en el fondo estaban perdidamente enamorados.

-Entonces,¿me amas?-dijo Adam.
-Más que a nada en el mundo.-dijo Camila.

Y así surdió otra bonita historia de amor. Apareció Liam.

-Hola, cariño. Lo que te has perdido.-le dije.
-No te puedes ir ni un momento al baño, es como las películas.
-Oh, tranquilo, yo te lo cuento todo. Por cierto, te debía algo.

Y le dí un beso, y le dije susurré al oído:
Amaneceré en tus labios, los llenaré de besos y escribiré poemas en tu piel, luego lentamente,sin abrir los ojos, te declararé mi amor.

Capítulo 11 aquí.

1 comentario:

  1. O.O ojala en la vida real cualquiera pudiera encontrar novio en un abrir y cerrar de ojosXD
    Besitos de miel^^
    Alicia

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3