domingo, 27 de mayo de 2012

Capítulo 8


A la mañana siguiente, si nos preocupamos, no era normal que ellas no aparecieran en toda la noche, fuimos a hablar con la directora.
-Dafne, han desaparecido David ,María ,Camila ,Violeta y Lidia.
-Oh,no. Me temo que sé quien pudo ser. El lado Oscuro las ha raptado.
-¿Qué puñetas es el lado Oscuro?-dije.
-Eso se remonta a hace muchos años, los magos eran llevados a la hoguera y sacrificados, y por supuesto estaban, los malos y los buenos. Nosotros somos los buenos y ellos lo único que tienen es rencor hacia los seres humanos, quieren aniquilarlos a todos y convertirse en los reyes del mundo. El mago Merlín, es el más viejo y sabio de todos, así que les prohíbe que recluten a magos que aun no han madurado como vosotros, pero ellos pueden intentar convencerlos para que se unan a ellos, la mayoría de los que acceden tuvieron malas experiencias con los humanos o simplemente son malos de corazón. Nosotros intentamos que esto no suceda, pero vosotras sóis más poderosas, cada cincuenta años aparecen siete magos especiales, dos de ellos se unieron al lado Oscuro, y vosotras cinco hicisteis bien.
-¿Entonces ellos tienen a dos poderosos?.-dijo Liam.
-Exacto.-dijo Dafne.
-Hay que encontrarlos-dije yo.
-No, hay que esperar, seguramente quieran hacer un trato o algo y nos mandarán una carta o un mensaje de quedada, y tendremos que aparecer allí. Una cosa más acerca de ellos, Merlín les dio un castigo, los que se unieran al lado oscuro no podrán leer mentes humanas, solo la de los magos, eso nos da un poco de ventaja.
-Entonces,¿sólo podemos esperar?-dije.
-Sí, solo podemos esperar.

Nos fuimos de allí y empezamos de nuevo la rutina de las clases, había mejorado mucho en clase de vuelo y a última hora íbamos a hacer una excursión para practicar.
Eso me animó un poco, pero seguía sintiéndome impotente al no poder hacer nada.
Las horas transcurrieron muy lentamente y aunque las clases eran interesantes no podía estar atenta, pensaba en todo lo que podían estar sufriendo.
Al fin llegó la última clase y en el paseo, vi a la cosa más mona del mundo, un conejito que iba dando saltitos. Era como un peluche. Lo más raro era que me siguió durante todo el camino. Era negra, completamente negra, cuando llegué a la habitación con lIam entró detrás de nosotros y se convirtió en Camila.

-No me gusta decir palabrotas, pero ¿cómo coño has hecho eso?-dije asustada.
-Siento decirte que me gustaría quedarme aquí, pero sino vuelvo antes del amanecer los matarán. Vengo a darte el siguiente mensaje, -me tendió un sobre, me dio un abrazo y me dijo que no me preocupara que estaban bien.


¿Como iban a estar bien?, habían sido capturadas por los malos malísimos, era imposible que estuvieran bien. Empecé a llorar, tendría que haber estado allí y no con Liam, pasándomelo bien en su cuarto. Liam me acarició el pelo, me besó y me pasó el brazo por detrás de la espalda a lo película pero sin bostezo.

-Abre el sobre, cariño.-me dijo.
-Es verdad,el sobre-lo abrí. Leí con voz temblorosa: Si queréis ver con vida a vuestras queridas amigas y amigos, venid mañana a la medianoche a la fábrica abandonada de las afueras.
-¿Fábrica abandonada,en serio? Venga un poco más tétrico.-dijo Liam. Le sonreí, no me lo merecía,él era encantador. Nos dimos un corto beso, comimos y fuimos a la biblioteca de la escuela a informarnos sobre el Lado Oscuro.

Hablaba de como se habían creado y demás cosas, nada interesante, pero un pequeño artículo, a un lado, casi escondido me llamó la atención. Decía que la mayoría de los del lado Oscuro, estaban allí por obligación, porque si se iban de allí, morían al haber firmado un “contrato de permanencia”, pero que había un ritual escondido en la biblioteca del lado Oscuro, donde estaba el ritual, el problema era que debías ser un elegido para que funcionase. Iba a conseguir ese libro para salvar a todos esos pobres chicos.

Le dimos a la directora el mensaje que habíamos recibido y quedamos una hora antes en el hall de la escuela.
Vimos “Sonrisas y lágrimas” en la tele, Liam y yo, la directora Dafne, no.
Y a las once en punto estábamos allí.
El camino se me hizo eterno, pero finalmente llegamos a la que antes había sido una fábrica de yogures.
Entramos, y dos tenebrosas figuras se acercaron a nosotros, seguidos de ellos estaban María, Camila,Violeta, Lidia y David.

Liam no estaba, acababa de colarse y el plan había comenzado.
-¿Qué queréis?-dije.
-Queremos los collares.-lo sabía pensé.
-¿Y para qué queréis, estos estúpidos collares?
-Porque tienen poder.
-¿Qué poder? No sirven para nada.
-No me vas a engañar.
-Tú mismo, sólo una pregunta,¿para qué los raptaste?
-Pues para poder amenazarte con algo.
-Tú, muy listo no eres, ¿no?
-¿Por qué?
-Por que bastaba con qué hubieras, dicho que ibais a bombardear la escuela o cualquier

tontería, y sin embargo te complicaste la vida con esto-dije, oí unos pasos y vi que la puerta se movía inocentemente, como si hubiese sido el viento, sí, el viento.-Bueno,¿te damos ya los collares o prefieres tomar un té antes?.
-Los collares,rápido-dijo, en cuanto le dí el collar empezó a chillar de dolor-¿ qué le has echado?.
-Nada, coge cualquier otro.
-Uno más.-Cogió el de Camila y se oyó el mismo grito de dolor.- Esto no se acabará así.
-Pues claro que no,la próxima vez te mandaré deberes de hechicería, haber si aprendemos un poco.
-Vete.
Me dirigí con todas mis amigas detrás a la puerta y burlándome un poco de él dije:
-Volveremos a vernos las caras.

Cuando todos estábamos en el coche empecé a contar que había hecho.

-Os explicaré, gracias a Dafne echamos un conjuro a distancia a todos los collares, de forma de que durante todo un día cualquier persona que no fuera el dueño y lo tocase sentiría haber tocado ácido sulfúrico, y así ellos pensaran que no tienen acceso a los collares, un punto para nosotros, siguiente, mientras yo le distraía diciéndole todas esas bobadas Liam se colaba en la biblioteca para coger el libro del ritual para deshacer el “contrato de permanencia” por el cual muchos de sus “alumnos” no podían salir de la escuela sin morir. Un día volveremos, eso fue lo único que dije en serio, para ayudar a los alumnos con contrato a superar esa estafa.

Y no acababa de resolver ese problema, cuando recibí un maldito mensaje de John ponía: Necesito verte pronto, hay algo importante que te tengo que contarte.

Capítulo 9 aquí.

1 comentario:

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3