sábado, 2 de junio de 2012

Capítulo 13


Todos estábamos preparados para empezar el plan. Subimos al coche una hora antes de las ocho porque teníamos que escondernos y preparar la estrategia.
Llegamos en media hora, estaba muy nerviosa, era una cuestión de vida o muerte.
Nos colocamos detrás de unos matorrales y esperamos a que llegara la hora.
Oímos unos pasos, y nos pusimos en posición, escuchamos el plan que tenían preparado.
-Esperaremos a que aparezcan y les saltaremos a la espalda, estarán todos muertos en
menos de lo que canta un gallo.
-Gran plan, maestro. Sentémonos allí.
-De acuerdo, no os despistéis.
-No, señor, claro que no.

Cuando estaban todos sentados,les lanzamos la red, sí suena patético, diréis ¿que estáis cazando osos polares o magos de gran riesgo?.
-Sois demasiado inocentes para ser magos del Lado Oscuro.-dije.
Vi a Adam allí sentado con cara de sentirlo. Era un completo idiota.
-Bueno, nos habéis cazado, ¿y ahora qué?¿qué vais a hacernos?
Oh,¡mierda!, ¿qué hacíamos con ellos? No había pensado en eso. Era la hora de improvisar.
-Primero queremos hablar con Adam.
-Vale.
Maria empezó a hablar:
-¿Qué pretendías?
-Yo...no quería haceros daño, pero comprendelo, me enamoré de Camila.
-No estamos hablando de que le hicieras los cuernos, estamos hablando de porque saliste con nosotras.-dijo Camila.
-Con María para darte celos y contigo porque me encantabas, no te quería hacer daño, no formaba parte del plan.-dijo Adam.
-¿Porque seguiste con el plan en vez de abandonarlos por mí? Si hubieras hecho eso te creería pero, eres un farsante.
-No es tan fácil como crees.
-Sí que lo es. Simplemente pasas de ellos, no les llamas ni les haces caso o si es tan difícil yo misma les doy una parada en el culo-dijo Camila enfurecida.
-Es que...uff...el líder de los de Lado Oscuro...-dijo.
-Sí...-dijo Camila esperando la continuación.
-...es mi padre.
-Oh,¡no!-dijo Camila sorprendida.
-No podía dejarle.
-Sí que podías, si tu padre es un malvado cuyo sueño es ser el rey del mundo puedes pasar de él.
-No, puedo porque es lo único que me queda, mi madre murió, no tengo hermanos, mis abuelos están muertos, no tengo tíos...no quería perderle también a él.

-Oh!No te preocupes, nosotros seremos tu familia, Liam tampoco tiene padres, nosotros somos un equipo, y tú puedes formar parte de él si quieres-dije yo.
-¿En serio?
-Yo no bromeo sobre cosas tan serias.
-Pues me uno.
-Pero tienes que hacer un juramento, no volveremos a caer en la misma trampa. Aún no podemos confiar en ti plenamente osea que tendremos que recurrir a un hechizo, si no cumples la promesa serás condenado a cadena perpetua, ¿aceptas?
-Ahora prepararemos el contrato-me reí.-vayámonos.
-Cariño...-dijo Liam.
-¿Si?
-Hay un pequeño problema...
-¿Cuál?
-¿Qué hacemos con ellos?
-¡Ostras,es verdad! Qué alguien llame a Dafne.
-Yo la llamo-dijo Lidia.

Dafne decidió que Merlín los había dejado ser libres por tanto sino habían cometido ninguna infracción no podíamos hacer nada, y que por pasear por un bosque no podíamos matarlos ni meterlos en la cárcel (sí, dijo matarlos de forma totalmente normal).

-Os soltamos, portaos bien-dije yo con ironía.
-¡Al fin!-dijo uno de ellos.

Le di un beso a Liam y nos fuimos al coche, Adam ya había firmado el “contrato” y nosotros teníamos que celebrar una ceremonia para hacerlo oficial.
Vamos, que íbamos a montar una fiesta.

Estábamos en la fiesta sentados Liam y yo, besándonos,cuando vi a un amigo de Adam entrando por la puerta, era súper atractivo, pero sin embargo seguía deseando besar a Liam que estaba pasando su brazo por encima de mi por si no había quedado claro que éramos novios unos segundos antes mientras nos besábamos.

-Bienvenido-dije.
-Gracias-dijo él.-me llamo Louise.
-Encantado de conocerte-dijo Liam, muerto de celos, ¡madre mía, era demasiado celoso!-ella es mi novia.
-Lo he notado-dijo Louise con una sonrisa picarona.
Se dirigió a Adam con su chupa de cuero, su forma de vestir gritaba “soy un niño malo, cuidado conmigo”.

-Me cae mal.-dijo Liam.
-No te puede caer mal todo chico que me dirija la palabra. Sabes que nunca me gustará otro, cuando no estoy contigo solo pienso en ti, y cuando estoy contigo ni siquiera pienso, sólo actúo y beso.
-Ya lo sé, pero yo soy así y necesito saber que no te irás con otro porque yo no demostré que eras para mí.
-Te recuerdo que no soy un objeto, soy de mi misma.
-Era una frase bonita, no la estropees.
-Claro...una frase bonita, cállame con un beso,anda,y cuando acabes dime que me quieres.
-¿Otra vez? Con mucho gusto.

Vi como María, que solía ser muy desvergonzada con los chicos se hacía pequeñita con Louise que no sabía de que hablar. Recibí un mensaje y prometo que pensé que me había muerto, me costaba respirar y todo era borroso, borroso porque lloraba, lloraba más que cualquier vez, más que cuando le rompí el corazón a David o cuando creí que me utilizaba, o cuando rompí con Liam, más que nunca. El mensaje decía “Amelia, no llores, siento no decírtelo a la cara pero no soy capaz de decirte que me estoy muriendo, tengo cáncer de cerebro”.

-¿Qué pasa,nena?-me dijo Liam.
-Es John.
-¿Qué le pasa a John?-dijo Violeta.
-Que tiene cáncer.
-NO. No puede ser, él fue nuestro mejor amigo desde que teníamos 3 años y empezamos el colegio.-dijo María llorando.
Todas llorábamos y la fiesta se fue dispersando hasta que sólo quedábamos nosotras y parecía un funeral.

-Seguro que con nuestra magia podemos hacer algo-dijo Camila.
-Tenemos que bajar a la biblioteca.-dijo Violeta-llorando no vamos a solucionar nada.
-Vamos a arreglarlo.-dijo Lidia.

Nos pasamos toda el día buscando en los libros, entonces Lidia dijo:
-¡Lo encontré! ¡Está aquí! ¡Eureka, lo encontré!
-Leelo en voz alta.-dijo Camila.
-Dice así:
La curación del cáncer es muy intensa y requiere mucho esfuerzo. Puede tardar dos semanas con cinco magos normales, o una con cinco magos poderosos, si solo es un mago, sea poderoso o no, es imposible la curación. Para que se cure hay que fabricar un brebaje y esparcir por todo el cuerpo del “paciente” y hay que estar durante cinco horas en la misma habitación con él, solo puede marcharse un mago y durante media hora como mínimo.

-Hagamos eso, preparemos la maleta, avisemos a Dafne y cojamos comida para pasar allí.
-Yo preparo las maletas-dijo Violeta.
-Yo iré a hablar con Dafne -dije yo.
-Yo cogeré toda la comida necesaria-dijo Camila.
-Yo iré haciendo el brebaje que hay que ponerle a John.-dijo Lidia
-Yo ayudaré a Lidia con el brebaje.
-¡Manos a la obra!-dije.

Llamé a Liam y me dijo que vendría con nosotras al igual que David.
Hablé con Dafne y me dijo que sería una buena práctica pero que no nos hicieramos ilusiones ya que eran hechizos que rara vez funcionaban.

Ya estábamos todos listos. Subimos al coche y entramos en el hospital.
-¿Dónde está John Silver?-le dije a la secretaria.
-No hay ningún John Silver.
-Con cáncer.
-Los pacientes con cáncer no están aquí todo el día, vienen una vez al día.
-Vale, pues nos hemos equivocado, gracias.
-¿Todo esto para nada?-dijo Camila.
-Ahora hay que ir a casa de John.-dije.
-Pero no sabemos donde está.
-Ya sé, seguramente viva con Carla en su piso.
-Pues, venga.

Llegamos a casa de Carla.
-¿Está John?-dije yo.
-Sí, pasad.
-Gracias.
Entramos en la casa de Carla, era enorme y parecía de el siglo XIX, era enorme y estaba impecable.
-Seguidme, John está por aquí.
Entramos dentro.
-Hola, John.
-Hola.
-Tenemos una buena noticia, hay un hechizo que puede que sirva, pero tenemos que estar en la misma habitación que tu durante cinco horas y te tenemos que hechar este brebaje.
-Por mí...

Empezamos a untarle, nos dimos cuenta de que tenía que desnudarse,los chicos salieron y no sé porque nos pusimos rojas y él sonrió, su pelo rubio estaba igual que
siempre y aunque tuviera cáncer estaba igual de guapo. Conseguimos embadurnarle sin mirar y se sentó en una silla después de vestirse.
-Ya podéis entrar.-dije yo a Liam y a David.
-Os echaba de menos,el instituto ya no es lo mismo sin vosotras.
-Es que nosotras lo valemos-dijo Camila.

En seguida conseguimos animar a John, todo era fantástico sino fuera porque él tenia cáncer, lo quería demasiado, siempre había sido nuestro amiguito del alma, nos acompañaba a todos sitios y nos aconsejaba sobre chicos.

Cada día mejoraba un poco, y cuando habíamos pasado una semana y media con él,llegó
del hospital y nos dijo que estaba curado.
-¡Toma geroma!-dije.
-Somos de lo que no hay.

Nos dimos un abrazo de equipo y volvimos a la escuela de la Magia.
Cuando entramos en la habitación todo estaba patas arriba, igual que la otra vez que vinieron a robarnos los collares. Llamamos a Dafne y nuestro mundo de miel y azúcar desapareció para convertirse en el mundo Oscuro y infame que había en la fábrica abandonada de la ciudad.

Capítulo 14 aquí.

1 comentario:

  1. XD esto parece un cuento de hadas:s
    Besitos de miel^^
    Alicia

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3