sábado, 9 de junio de 2012

Capítulo 15

Llevaba una semana muy borde con Liam, no hacíamos nada, casi no parecíamos pareja.
Todas las tardes veía a Sussy y eso no podía ser, osea que cambié de estrategia, no iba a separarme de Liam.
-Han abierto el café de enfrente.-dijo Camila.
-¡Tenemos que ir!-dijo Violeta abrazada a David.
-Ahora mismo.-dijo Lidia acabando la frase.
Fuimos todos hacia el café y nos encontramos con la indeseable de Sussy roba-novios.
-Hola.-dijo mirando directamente a Liam.
-Hola.-dijo Liam tranquilo, yo le dí un beso que le sorprendió porque era el primero que le daba en toda la semana y me acerqué más a él, estábamos a punto de seguir andando cuando dijo:
-¿A dónde vais?
-Al nuevo café.-dije yo tajante.
-Os acompaño.-dijo ella. ¿Quién puñetas la había invitado? Perfecto, tendría que liarme con Liam intentando quitarme las ganas de darle un puñetazo por hacerme los cuernos no del todo con Sussy.
-Si te empeñas...-dije susurrando, solo lo oyó María que se echó a reír.
Apareció Louise, se acercó y le dio un beso a María.
-Yo quiero otro...-dijo Camila con una sonrisita.
-Tú no, que tienes novio.-dijo Louise.
-Ya no.
-¿Habéis roto?-dije yo.
-No, se ha muerto, pues claro.
-Que pena...hacíais muy buena pareja.-dijo María. Miré a Sussy, estaba embobada mirando a Liam.

Entramos en el café y en seguida nos sentimos como en casa, nos repartimos los sitios y nos atendió un señor súper simpático.
-¿Stracciatella, chavales?-dijo.
-Siiiiiiií.- dije yo.
-Yo prefiero un café-dijo Sussy, ¿café? Asquerosa...Seguía mirando a Liam descaradamente.
-¿Vamos al baño, chicas?-dije yo. Las Elegidas me siguieron. Entramos en el baño.
-Se me ha ocurrido una cosa para alejar a Sussy.
-¿El qué?-dijo Lidia.
-Tú tendrás que hablar con alguien por teléfono, no hables con ella por nada durante 10 minutos, si aguanta 10 minutos con mi plan, caso perdido. Las demás nos liamos a nuestros respectivos novios, se sentirá incómoda y se irá. ¿De acuerdo?
-Vale, pero es un poco cruel.-dijo Violeta.
-¿Cruel? Se está comiendo a Liam con los ojos.-dijo Camila.
-Es lo único que se me ocurre...-dije.

Empezamos el plan. Lidia llamó a alguien por teléfono y María empezó a besar a Louise, sentí como se empezaba a incomodar. Luego, Violeta también empezó a besar a David.
Cuando ya llevaban unos minutos, Camila se fue a ligar por el bar y yo empecé a besar a Liam.
Odiaba esos besos. Eran mentiras, me sentí triste porque veía como Liam disfrutaba de cada beso y yo sin embargo quería matarlo por lo de Sussy y deshacerme de ella. Fueron los peores 10 minutos de mi vida, Liam me decía cosas bonitas a la oreja y yo pensé en que me estaba besando con los ojos abiertos. Eso me hizo explotar, estaba mirando a Sussy que estaba allí sentada incómoda ¿aún no se había ido? No había pillado la indirecta. Notaba como nos miraba y supe que cara ponía.
Envidia. Cara de envidia por querer ser ella la que estuviera besando a Liam. Al fin se fue y me pareció verla a punto de llorar. Tampoco habíamos sido tan crueles. Vale, un poco, pero se quería tirar a mi novio. Liam se alejó de mi y se fue hacia Sussy.
¿Podía dejarla ya de una vez? Estaba harta de que no parara de mirarla, seguro que pensaba en ella mientras me besaba. Entonces fui yo quien me puse a llorar, me fui a mi habitación y vi como Liam ni siquiera me miraba al pasar, estaba demasiado ocupado hablando con Sussy, mis amigas me siguieron.

-¿Cómo puede ser que la prefiera a ella antes que a mí?-dije.
-No la prefiere, simplemente es su amiga y se preocupa por ella.
-¿Y cuando he salido llorando?
-Se ha comportado como un subnormal, pero es un tío, eso es completamente normal, no te preocupes.
-Me voy, ya verás como no ocurre nada, cariño.-dijo Lidia.
-Adiós, guapa, pásatelo bien.-dijimos todas.
Liam entró por la puerta.
-¿Vamos al cine?
-Mira Liam, si quieres a Charlotte dímelo.-le dije.-no cambies de tema, se nota mucho que te gusta.

Y hice lo que nunca debería haber hecho, porque Sussy estaba en la puerta y lo había oído todo. Por tanto, no había ninguna esperanza de recuperar a Liam.
-No me gusta, me gustas tú.
-Esa es la mentira más grande que jamás me hayan contado.
-Pues no es mentira.
-Pues lo siento mucho pero yo no puedo vivir así, vivir pensando que si no vigilo a mi novio se liará con la estúpida de Sussy.-Ella se pensaba que no sabía que estaba detrás de la puerta por tanto fue un buen golpe.
-Créeme.
-No tengo nada que creer, pero si besaste a Lidia, besarías a Sussy, osea que solo tengo dos cosas que decir, vete a la mierda y no vuelvas.
-Por favor, no me hagas elegir.
-No te estoy dando a elegir, te estoy echando de aquí.
-Adiós.
Liam se marchó y sentí como una parte de mí también.
-Bueno, ahora que eres libre tenemos que ir a ver el partido de softball de hoy por la tarde, hay tíos buenos.-dijo Camila.
-Iré para animarme.-contesté con una sonrisita totalmente falsa.
-Así puedes ponerle celoso mientras se tira a Sussy.-dijo María.
-Exactoo…venga cariño, que llegamos tarde.

Fuimos al campo de softball y la verdad no estaban nada mal.
Necesitaba al típico americano de Newport que no buscara nada serio.
Quería divertirme y emborracharme y fue exactamente lo que hice cuando acabó el partido.

-Hola.-dije.-Soy Amelia, ¿y tú?
-Soy Elías, encantado de conocerte.-dijo, mirando claramente mis perlas.
-El gusto es mío, voy a ir al grano, ¿te vienes de fiesta?
-¿Bromeas? Por supuesto.-le di un beso en la mejilla.
-¿Esta es mi recompensa?-dijo con cara divertida.
-No, esto es parte de tu recompensa, la otra parte ya se verá…-eso le puso a cien y me dispuse a pasar la mejor noche de mi vida.

Camila, Elías y yo nos lo pasamos en grande, bebí más alcohol que en toda mi vida (queda claro que yo no bebo mucho) y para darle mejor punto Elías y yo fuimos a mi habitación. Liam me vio pasar con tal semental y le dio un morreo a Sussy que estaba a su lado, más alegre que normalmente. Ella se puso colorada y aunque me hirió me daba igual, esa noche me lo iba a pasar bien, besé a Elías y me preparé para el momento.
A la mañana siguiente estaba cansadísima, me tomé un vaso de zumo de naranja, me duché con Elías y me despedí de él con mi número de teléfono.
Era bastante mono, me envió un mensajito diciéndome “La mejor noche de toda mi vida, espero otra próximamente”, le respondí con un “ yo también, tu le pones día”. Y decidí tocar un rato el piano para despejar mi mente.
Ya me había olvidado de la gran ayuda que siempre había sido para mi relajación tocar el piano. A veces, hasta me daba la impresión de que volaba.

Entré en clase de Historia, un poco aburrida.
-Oíd alumnos, os aviso por si os parece verlo o oís algún rumor, Liam ha desaparecido por tanto os pido que si se os ocurre cualquier cosa habléis con Dafne para informarle. Suponemos que han sido los del lado Oscuro, pero aún no se sabe nada.

En mi mente pasaron un montón de ideas, primero llorar, llorar por lo estúpida que había sido, en segundo lugar,¿y si se había suicidado por lo que le hice? ¿tan magnética soy que cuando corto con la gente intentan desaparecer o suicidarse? ¿Por qué el maldito Lado Oscuro siempre tenía que rizar el rizo, tendría que aparecer de heroína delante de Liam, algo que no me hacía ni pip* gracia? Pensé que seguramente el Lado Oscuro estaba metido en eso y que teníamos que ayudar a Liam aunque fuera un cornudo retrasado. Bueno, se acabó máxima preocupación “con quien me pone los cuernos Liam”, ahora es “¿sigue vivo Liam?”. ¿Por qué me complica tanto la vida este chico? 1,2,3, Amelia Superwoman al rescate…

Capítulo 16 aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3