sábado, 22 de septiembre de 2012

Capítulo final

Queridos lectores, espero que el título de esta entrada nos os entristezca. Antes de que empecéis a saborear de la lectura del último capítulo, quiero informaros de que el 1 de Octubre subiré el Prólogo de mi siguiente novela. No estará relacionada con esta pero seguirá siendo juvenil y romántica.
Simplemente gracias por vuestro apoyo y que disfrutéis de la lectura.

Abrí los ojos como había hecho durante 30 primaveras. Al abrirlos recordé que no estaba en mi casa, sino en la casa rural que habíamos alquilado durante todo un mes todas las Elegidas para reencontrarnos después de estar todo el año dispersadas por diferentes partes del mundo. Me giré y observé a Will dormir. Roncaba sonoramente, pero no me importaba, después de unos años casados aquel no era su mayor problema.

Will abrió los ojos y como si me leyera la mente me preguntó.
-¿Te acuerdas de aquel día…-sus palabras se perdieron en la habitación, porque me sumergí rápidamente en ese recuerdo, bonito y sencillo, pero perfecto.

7 años antes.
Estábamos sentados mirando como brotaba el agua del río, llevábamos cuatro increíbles y apasionantes años saliendo juntos, pero aún no habíamos dicho la famosa frase que todo el mundo se precipita a decir en las relaciones.
-¿A qué saben mis besos?-le pregunté a Will. Will esbozó una sonrisa torcida.
-Tus besos no lo sé, pero tú sabes a fresa.-me dijo él mientras iba acercando sus pies al río.
-¿A fresa?-pregunté yo.
-Sí, porque eres dulce y fresca. Sincera, sin máscaras ni caparazones, sólo tú.
-Pues tú sabes a kiwi.-le dije pensativa.- Porque al principio eres áspero y difícil, extraño, pero luego cuando consiguen tú confianza y muestras tú interior, eres dulce y solo algunos lo saben apreciar. Por eso el kiwi es mi fruta favorita.
Él soltó una carcajada.
-A mí me vuelven loco las fresas.-dijo él acercándose a mí y besándome suavemente.
-Will, ¿qué pasaría si te digo, así de repente que te quiero y que estoy loca por ti?-le dije con coraje, aquello me estaba resultando difícil. Tragué saliva.
-Eso tendrás que averiguarlo.-dijo él con su sonrisa torcida. Siempre me hacia sentir segura de mí misma, ni siquiera sé por qué. Me mordí los labios y suspiré.
-Te quiero.-dije mirándole a los ojos y resistiendo las ganas de echarme a correr para no tener que escuchar la respuesta y desilusionarme.
-Amelia, no sé como decirte esto, pero ¿quieres casarte conmigo?-dijo él dudoso y inseguro.
-Sí, sí, claro que quiero.-dije gritando y abrazándole, nerviosa y alegre. Nos besamos apasionadamente, no hacían falta anillos, ni frases de amor empalagosas, simplemente él y yo, juntos. Me lo imaginaba, envejecer juntos, morir juntos, y una sensación de felicidad ascendió por mi cuerpo. Me imaginaba a mis hijos, dos, tres, cuatro, cinco, con él daba igual el número, todo sería perfecto.

Volví a la realidad y le di el beso de buenos días a Will.
-Springbrook, echaré de menos esa pradera.-le dije a Will.
-Pero si fuiste tú la que decidiste que teníamos que mudarnos a España.-dijo Will sonriéndome y encendiendo uno de sus cigarrillos.
-Quiero que esta niña nazca en España.-dije yo señalando mi abultado vientre.
Will acarició mi vientre y me dio un beso.
-Seguro que a Violeta le hará mucha ilusión tener una sobrina.-dijo Will. Me entristecí al pensar que Violeta no podía tener hijos, no había querido arriesgarse a operar sus piernas y el médico le había dicho que no era aconsejable tener hijos en ese estado.
-Sí, supongo.-dije yo al ver a Will mirándome atentamente.
-No te preocupes, Camila también tendrá un niño y Román no sé como no ha tenido ya 10 niños, si solo va de flor en flor. No serás la única.
-No quiero que Violeta se sienta mal, y sé que a Nicolas eso también le afectará.
-Amelia, no puedes satisfacer a todo el mundo.-dijo Will zanjando el tema que habíamos hablado miles de veces. Pensé en Camila y en su marido, Zack. En Charlotte y su encantadora hija, en su escuela de baile. También pensé en María y en su cuarto viaje a China. Todo lo que habían conseguido me hacía sentir bien, pero Violeta simplemente me preocupaba.


Miré mi mesilla de noche. Allí estaba, me leía aquella hoja todas las mañanas y todas las noches. Ni siquiera sabía por qué, pues me la sabía de memoria.
Recordaba perfectamente el día en que Will había leído ese texto en público, nunca había leído en público ninguno de los textos que tenía en su libreta y ahora era un famoso escritor. Recuerdo que lo hizo el día de nuestra boda, hace ya 4 años, pero aún así lo recordaba a la perfección. Lo repasé mentalmente.

¿Tú? Mi locura.
Quiero resistirme a la tentación. A la tentación de saborear tú boca, de acariciarte, de amarte. No quiero ser uno más, quiero ser tuyo y que tú seas mía. No puedo resistirme a ti, soy adicto a ti y eso no tiene solución, es como una droga que te consume lentamente. Amelia, no sé si lo sabes, espero que sí, me gustas, me gusta cuando me acaricias y me susurras algo al oído, me gusta cuando sonríes cada vez que me ves y me sigues con la mirada por miedo a perderme.
Me gustas cuando estás en tu mundo, cuando me miras y intentas adivinar lo que pienso. Me gustas hasta cuando me insultas y lloras, porque me demuestras que no eres perfecta, cuando chillas y te enfadas, cuando intentas impresionarme y haces alguna locura. Me gustas porque somos hermanos de sangre, porque eres buena persona, porque me ayudas cuando tú tienes el mismo problema. Me gusta cuando te olvidas de las personas que te rodean y empiezas a cantar canciones de los Beatles en el metro de Chicago. Me gustas desde que me miraste y te enamoraste de mí.


                                                                                      FIN

4 comentarios:

  1. Hola claro ya te he puesto gracias por pasarte besitos xoxo ^^
    www.sweetlifekarii.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola! me apunto a leer tu novela ;) Seguirás escribiendo más? es que por lo que veo es el capítulo final jeje. Bueno, ya tienes una seguidora mas ^^)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguirme!! Ya estoy pensando en la siguiente novela, el 1 de octubre subo el Prólogo :)

      Eliminar
  3. De nada! Gracias a ti también por suscribirte a mi blog! Bueno, mientras tanto empezaré por el primer capítulo de esta :)

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3