miércoles, 27 de febrero de 2013

Las ventajas de ser un marginado


He decidido no hacer reseña de todos los libros que lea, sino solo de algunos, los que más me hayan gustado, aquellos que me hayan marcado y que sé siempre recordaré y de los que he aprendido. Soy cursi, lo sé. Por todo lo que he dicho antes, creo que este libro merece una entrada en este pequeño rinconcito y estoy deseando ver la película que ya se ha estrenado en España :3


Ficha técnica.
Título: Las ventajas de ser un marginado.
Autor: Stephen Chbosky.
Editorial: Alfaguara.
PVP: 14,50€.

Sinopsis.
VIVIR al margen ofrece una perspectiva ÚNICA. Pero SIEMPRE llega el momento de entrar en escena y ver el MUNDO desde dentro.
Charlie tiene 15 años y se ha quedado solo tras el suicidio de su mejor amigo. Vive con sus padres, su popular y guapa hermana y un hermano mayor que es una estrella del fútbol americano y que está a punto de comenzar la universidad. Su profesor de lengua está convencido de que Charlie posee una gran capacidad intelectual. Tras conocer a Sam y Patrick empieza a comprender lo que es ser un adolescente, y comienza un viaje hacia la madurez que le llevará a recorrer caminos nuevos e inesperados. Con ellos descubre nueva música, empieza a beber, fumar y coquetear con drogas, cambia de amigos… ¡Hasta que se convierte en un joven de verdad!


Opinión personal.
Este es un libro increíble. Si no os lo habéis leído os recomiendo que vayáis a vuestra librería más cercana y lo compréis porque vale la pena gastarse esa pequeña cantidad y muchísimo más. Al principio, tengo que admitir que no entendía porque a TODO el mundo le había gustado tanto este libro. Lo empecé a leer y me pareció un libro cualquiera sobre un adolescente un poco extraño. Había oído hablar tan bien del libro que la curiosidad por él me atrapó en sus páginas, no sé muy bien si en realidad el contenido me iba enganchando poco a poco o no, pero llegó un momento en que sin darme cuenta me enamoré de la forma de ser de Charlie, de su forma única e increíble de verlo todo, de su obsesión con la felicidad y que todo el mundo la encuentre. Me pareció, pese a todo, un personaje real. No era un chico perfecto como muchas veces aparecen en los libros, sino al contrario un chico con algunos problemas que se van descubriendo a lo largo del libro. *SPOILER*El poema del suicidio de su mejor amigo me pareció precioso, lo releeí varias veces.*FIN SPOILER* 
Tiene frases tan preciosas, como:

Y en ese momento, juro que éramos infinitos.

Esta frase ha dado la vuelta al mundo varias veces, todo el mundo la ha citado o ha hablado de lo que le encanta, pero es que es cierto. Es una frase fantástica porque nunca se había oído. Es como la típica frases de "siempre nos quedará Paris" o ese estilo, que se han oído durante años y años porque en aquel momento eran novedosas y bonitas. Y nunca había oído esa expresión, así que creo que la añadiré a mi vocabulario ;)
Bueno, en conclusión: Charlie es un chico especial y creo que su historia tiene que ser leída, por muy ficticia que sea por la única razón de que es un gran libro que lees en poco tiempo y con una historia que te absorbe totalmente.
Lo mejor: Charlie. Porque nunca antes había leído acerca de alguien así y me encantaría conocer a alguien como él.
Lo peor: Que sea tan corto :3 ¡Es broma! Nada, no hay nada malo en ese libro, siento ser tan poco objetiva.


No olvidéis pasar por Tú y yo, juntos...

domingo, 24 de febrero de 2013

Enjoy


Bien. Es uno de esos días en los que te sientes bien. De esos días en que estás sola en cualquier sitio y sientes algo parecido a felicidad. Sonríes, aunque no sabes por qué. Cierras los ojos, suspiras y esperas a que el momento se haga eterno y se grabe en tu memoria. Da igual si está nevando fuera y estás envuelta en una manta, o si hay un rayo de sol iluminándote.


         
 Entonces, de repente, la música suena, y tú bailas, saltas en la cama y cantas. No te sabes la canción, solo repites lo mismo una y otra vez. Tu pelo se agita con fuerza y tú te ríes a carcajadas. Nada tiene sentido en ese instante, pero eso da igual. Sabes que estás despeinada, que tu ropa debe estar arrugada, pero en ese momento no tienes que demostrarle a nadie nada, solo disfrutas. 

No olvidéis pasar por Tú y yo, juntos...

viernes, 22 de febrero de 2013

Resultado y explicaciones

Buenooos días, guapuras.
Ya dejo de hablar como si fuera latina. Esta semana no habrá capítulo :o
Lo siento pero he estado con fiebre, dolor de cabeza, ganas de vomitar y un catarro horrible, y mi primer pensamiento no ha sido, "vaaamos a escribiiir", como debéis suponer. Además ando mal de inspiración y aún no sé muy bien que hacer en el próximo capítulo. Intenté empezarlo pero me quedé en blanco, así que nada...
Aprovecho la entrada para hablaros de aquella encuesta que hice:

Muchísimas gracias a esas ¡38 personas! que votaron y me ayudaron a decidir el nombre del blog. La mayoría dijo Amor y mucho más... así que ese seguirá siendo el nombre aunque estuviera bastante igualado.

Como no quiero que la entrada se quede tan corta os enseño unas fotos que hice el otro día. Sí, la gripe aburre. 



¿Os gustan las fotos? Yo creo que me quedaron bien, sobretodo sabiendo que tengo una mierdi-cámara y no una Canon gigantesca y preciosa. Pero bueno, antes de despedirme os recuerdo que el sorteo sigue ACTIVOOOO, y que solo tenéis que ser seguidores y comentar en la entrada del sorteo, click aquí, para participar, ¿no es fantástico? Y bueno os dejo una canción de los Beatles. Me encantan, es una de mis bandas favoritas y creo que se merecen un hueco en esta entrada.


No olvidéis pasar por Tú y yo, juntos...

martes, 19 de febrero de 2013

Príncipe azul:

Estoy cansada. Cansada de esperarte a ti. Sí, a ti príncipe azul. Porque, seamos realistas, si existieras, ¿te fijarías en mí? Seguramente serías considerado, dulce, sonriente y educado conmigo, pero te enamorarías de la chica del pupitre de al lado. Aquella que dicen que tiene la mejor sonrisa.

El problema ya no es solo encontrarte, porque te encontraré. Tarde o temprano lo haré. Tú no te enamorarás de mí,y entonces yo tendré que pintarte la cara de verde esperanza. 

Príncipe, escúchame, lo admito, hay chicas más guapas, más listas, más atrevidas. Y yo no soy perfecta, por eso pido que tú tampoco lo seas. Porque en el caso de que existieran las personas perfectas, se fijarían en personas perfectas y no en chicas como yo, con mil defectos. Seguramente, si fueras perfecto, incluso te odiaría por hacerme sentir tan inferior a ti, tan espantosa a tu lado.
Y esto no solo va por ti, sino por todas aquellas chicas que sueñan con un príncipe azul. Los príncipes están reservados para las princesas de cuentos, y nosotras no lo somos. Nosotras somos muchísimo más que eso. Somos chicas de carne y hueso, con nuestras inquietudes, con nuestros absurdos problemas.


Querido príncipe azul, no hace falta que seas el más dulce, ni el más guapo, ni el más deseado, ni el más romántico de todos. Solo quiero que seas el que más me quiere. Aquel que cuando me mire a los ojos sepa que está enamorado de mí. Ese chico, con todos sus defectos,  que solo piense en mí. 

No olvidéis pasar por Tú y yo, juntos...

miércoles, 13 de febrero de 2013

Así soy yo, una chica más...


Mi nombre es Katniss Everdeen. Tengo diecisiete años. Mi hogar es el distrito 12. Estuve en los juegos del Hambre. Escapé. El Capitolio me odia. Peeta fue tomado prisionero. Se cree que está muerto. Muy posiblemente esté muerto. Probablemente es mejor si lo está…

Mi nombre no es Amanda. Amanda es solo un seudónimo  Tengo 13 años. Mi hogar está entre un montón de libros. No estuve en los juegos del Hambre, pero los viví como si allí mismo estuviera. Odio el Capitolio. Mi pelo es rubio. Mis ojos son castaños. El número 7 siempre me ha traído buena suerte. De pequeña siempre iba de rosa y soñaba con que mi pelo llegara al suelo, ahora odio el rosa y sueño con ser escritora. Soy de las pocas personas en este mundo a las que les importa más lo de dentro que lo de fuera. Querría salir con alguien como Charlie o Peeta, aunque sepa que eso es imposible. De pequeña tenía una furgoneta como la de Sam. Mi autoestima se arrastra por los suelos de algún hospital, casi inexistente. Cada vez que tengo ganas de romper a llorar escucho música. The Beatles. Coldplay. Soy una empollona. Me gusta serlo. Odio sentirme una más en este absurdo mundo. 


Lo admito, quería hacerlo. No sé si después de haberlo leído me habréis conocido un poco mejor, pero creo que ya sabéis la mayor parte de mí. Juro que necesitaba contarle mi vida a alguien porque siempre son ellos los que se desahogan en mí. Si supierais la cantidad de gente que me ha contado su vida cuando yo apenas les conocía, os plantearíais seriamente si debería hacerme psicoanalista, porque sinceramente creo que se me da bien escuchar. 

 Con cariño, Amanda.

No olvidéis pasar por Tú y yo, juntos...