domingo, 23 de marzo de 2014

Sick

Ella era feliz sin ningún motivo.

Ella estaba enferma y él lo sabía.

Él iba a verle todas las tardes al hospital.

Los dos eran felices el uno juntos al otro, en esa cama de hospital, hablando y riendo de cosas sin importancia.

Ella un día se fue, para no volver.

Él se enteró al entrar en esa habitación que tan bien se conocía.

¿Pero sabéis qué?

Él no lloró.

Él no le gritó a los médicos, buscándola.

¿Sabéis que hizo?

Él se sentó en la cama y acarició la almohada.

Él recordó todas las veces que ella le dijo que era feliz.

Él simplemente sonrió.





7 comentarios:

  1. Los momentos que pasamos con una persona que es especial para nosotros, quedara grabada para siempre en nuestro corazón :)

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito. Creo que el relato muestra perfectamente que sucede cuando una persona disfruta completamente una etapa de su vida.
    un beso gigantesco

    ResponderEliminar
  3. JOOOOOOOOPE :,( Casi me haces llorar, te quedó muy bonito, pero es tan triste :(
    Un graan saludo y escribes genial!:*

    ResponderEliminar
  4. Realmente me ha encantado este relato. Sobre todo me ha gustado porque me ha recordado mucho a 'Bajo La Misma Estrella', libro del que estoy enamorada.
    ¡Besos!
    Sara Sways

    ResponderEliminar
  5. Joo!!! qué triste, pero me encantó!!!!! *-*


    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3