sábado, 29 de marzo de 2014

House

Entré en la casa y me quedé parada en la puerta, observándolo todo.

A un lado, la pared que antes estaba repleta de nuestras fotos, a otro las escaleras que subían a nuestras antiguas habitaciones.

Fui hacia el salón, pasando mis dedos por las paredes, recordando los buenos momentos.

Después de unos minutos, subí las escaleras y me dirigí a lo que un día fue mi habitación. Me senté en el suelo, donde antes estaba mi cama.

Estaba sola, sin nadie, todos se habían ido, a un sitio o a otro, pero se habían ido sin decir nada.

Solo se me ocurrió una cosa.

Me subí al alféizar de la ventana, dejando mis pies colgando hacia fuera. Lo pensé unos momentos hasta que lo decidí.

Me impulsé un poco con las manos.

Y caí.






4 comentarios:

  1. Muy triste, pero me encanta, me encanta como escribes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Jooooooooe... No me esperaba que iba a acabar así... Me dejó... :S
    Tienes un premio en mi bloooog!:) un gran saludo!:*

    ResponderEliminar
  3. Es precioso. Precioso y muy muy triste.

    Un beso y no olvides pasarte por Looking for Paradise.

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3