viernes, 21 de marzo de 2014

Querido diario:

Soy feliz. Se hace raro escribirlo. Parece que miento. Nadie es feliz, eso es lo que siempre nos repiten. Eso es lo que nos quieren hacer creer. Yo creo que cada uno decide serlo.

Estoy llorando ahora. Hoy una chica ha llorado en clase y cuando le han preguntado por qué, no ha sabido responder. Quizás sea la adolescencia que nos vuelve locos a todos. Sea lo que sea me gusta esta sensación. Creo que lloro de alegría. Quizás esa chica también lo hacía, quizás mientras escuchaba los murmullos de los chicos en clase y a la profesora riñendo a alguien se dio cuenta de que era feliz y se echó a llorar porque era demasiado increíble. Y lo es. Jamás tendré las palabras adecuadas para describirla.

La felicidad es extraña. A veces te ríes sin motivos. A veces sonríes de repente. La gente te pregunta, porque no está acostumbrada a la felicidad. Es abrumadora. Es como cuando te enamoras, mariposas en el estómago. Y tienes que sonreír porque parece la única manera de tranquilizarte.

Quizás no eliges ser feliz, quizás naces siéndolo. Puede que sea como un don. Es el mejor de todos. Vuelvo a tener ganas de llorar. La casa está en silencio.

No entiendo la depresión. Me gustaría entenderla, si alguien entendiera la depresión nadie la tendría porque las cosas que se entienden se solucionan, ¿no es eso lo que dicen? Es decir, ¿ y si un día me levanto y ya no siento este cosquilleo? ¿Y si ya no me apetece comer y quiero morirme y ni siquiera sé por que? Me da miedo pensarlo. Es triste, y no tiene solución. Eso es lo que me da más miedo.

Ojalá todos fuéramos felices.
Ojalá.



11 comentarios:

  1. no necesito decirte que escribes maravilloso, o si? escribes maravilloso, y de verdad, me encantó el relato, incluso en este momento, con la música y todo, me sentí feliz al leerlo.
    ojalá todos pudieran serlo también.
    te espero en mi blog, un beso

    ResponderEliminar
  2. Hermosoooo,no tengo más palabras.
    Un abrazote Amanda

    ResponderEliminar
  3. Sí, la adolescencia nos pone locos a todos! Yo entonces lloraba mucho, a veces sin razón, igual me sentía tristisima sin saber porqué, me lo preguntaba y no hallaba respuesta! No podía controlar sentirme así, pero con el tiempo pasa y sólo lo recuerdas como una etapa rara y confusa, claro, hay muchas cosas bonitas: el primer amor de verdad, descubrir que la gente es falsa pero que hay otra muy buena, encontrarte a ti mismo, tus pasiones, etc...
    saludos linda! sigue feliz :D

    ResponderEliminar
  4. Hola Amanda, se que no te escribo hace mas tres meses lo sé, desapareci de todo esto, pero sigues escribiendo tan hermoso , ni yo podria expresar lo que sientes tu , en verdad estoy sin palabras, te prometo que estaré seguido por aqui, ya haré un remodelacion total a mi blog pero si deseas puedes pasarte, muchos besos♡

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que la solución y la explicación tanto para la felicidad como para la tristeza es no darle vueltas, lo que tenga que ser, será. Si un día te despiertas con ganas de reír, pues ríe! Jaja que quieres llorar, pues llora. Lo importante, a mi modo de ver, es que, tanto si estás feliz como triste, jamás dejes de ser tú y, por supuesto, deja al corazón que se exprese!
    Jaja me ha encantado este texto :)
    Un abrazo y pásate si quieres por última entrada de despedida temporal del mundo blogger donde pido un pequeñito favor :3

    ResponderEliminar
  6. Me encanto tu entrada la verdad, pero sinceramente yo soy de las que creen que la felicidad no existe, solo existen los momentos felices, como tu bien dices esa risa o esas ganas de llorar de felicidad que te entran solo duran momentaneamente, no es para siempre las 24 horas del día, ojala lo fuera.
    Muy buena entrada un saludo ^^

    ResponderEliminar
  7. Oooh!!!! *-*
    Sinceramente, me quedé sin palabras...
    Ojalá todos fueramos felices...

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que sí, todo el mundo debería ser feliz. Me ha encantado la entrada. Un beso <3. teardropsonmypages.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. ¡Ojalá!
    Yo creo que la felicidad es como una montaña rusa; quiero decir, que nadie es feliz el 100% del tiempo; pero tenemos nuestros momentos, ¿no? Los cosquilleos de las mariposas, las sonrisas sin motivo alguno...
    Me ha encantado tu entrada, lo que más cómo has descrito la escena de esa chica que lloraba de felicidad; ha sido muy tierno.

    *abrazos*

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3