domingo, 12 de octubre de 2014

Pure


Era el típico día imperfecto...
llovía, era noche cerrada, se oía a alguien llorar en la lejanía. Una luz roja brillaba en el balcón de un edificio. Y, en la esquina, una joven vendía su alma.

Era el típico día imperfecto...
llovía más aún, apenas se distinguían las siluetas, había un chico muerto en las vías del tren. Un cigarro encendido se prendía en medio de la noche. Y, en el banco, un pobre chico tiraba su vida por la borda.

Era el típico día imperfecto...
las calles estaban inundadas, solo se oían murmullos y pasos, perros aullando de hambre. El frío calaba en cada uno de mis huesos.

Y te encontré a ti. No sé como ni por qué pero relucías en la oscuridad, eras lo único bueno que aún nadie en este mundo había corrompido. Le tiraste lo único que te quedaba al mendigo que dormitaba en el suelo.

Eras la clase de persona que convertías aquellos días en algo bello. Acariciabas las gotas de lluvia sin que te importara mojarte. Sonreías. Y tu sonrisa era tan pura. Eras la clase de persona que conseguía hacerte creer que merecía la pena vivir en este mundo.

Me salvaste la vida.

Allí, sentada en el andén del metro, esperando el siguiente tren, llorando. Fuiste el único que se acercó a preguntarme si estaba bien.

Qué bonita fue aquella noche de enero.



7 comentarios:

  1. Hola! Llevo tiempo sin visitarles...
    Me gustó muchísimo la entrada. Es, como siempre digo, algo bastante sencillo y sentimental, y muy hermoso. Quisiera saber porqué decidiste escribir esto, si tiene algo que ver con una historia real, o si es simplemente producto de tu imaginación.
    Voy a leer y comentar en tus otras entradas.

    Que sigas escribiendo así.

    Besos♥

    ResponderEliminar
  2. Bello! En verdad existen personas así, que a pesar de ser un día gris o haber visto problemas en la calle, no pierden esa alegría singular que te brinda esperanza de que no todo anda mal. Deberían haber más personas así que salven a los que creen todo perdido.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Ohh!! Yo también quiero que alguien me salve así!! Y la verdad es que a mí me encantan los días lluviosos, sobre todo si mi madre no me obliga a llevar paraguas y puedo disfrutar de las gotas sobre mi piel :)
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  4. Hola! Que bonita entrada... Me gustó mucho la idea.
    Veo que te gusta escribir, por eso te invito a pasarte por mi blog que lleva abierto desde hace poco, donde escribo cartas, textos, poemas... como quieras llamarlo.
    Pásate cuando tengas un rato, tu opinión será bienvenida ;)
    Un beso enorme,
    Marina
    http://365diasparaolvidarte.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Aaaaaaw!!!
    me enamoro!! *-*

    En un día tan oscuro, siempre o casi siempre hay alguien que da luz...

    Un beso! ;)
    myworldlai.blogspot.com.es
    Pásate si te apetece. Anoche subí entrada.

    ResponderEliminar
  6. Puedo ver la escena, me ha gustado mucho. Esos son los gestos que ya nadie osa hacer ya que cada uno se centra en lo suyo y olvida que hay gente alrededor. No lo llamaría generosidad, la verdad. Sino algo más.
    besitos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    Ojalá haya más personas así, que se pasen el "qué dirán" por el forro y vayan a ayudar. Me encanta.

    Un beso <3.

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3