sábado, 16 de mayo de 2015

Je vais t'aimer

Él se lo pierde.

Esa era la frase que no dejaba de repetirse. Le encantaba y ni siquiera sabía por qué.

No era el más guapo, ni el más listo, ni el más gracioso.  Pero aún así cada vez que lo veía se le disparaba el corazón, cada vez que sus miradas se encontraban a la salida algo explotaba. El mundo empezaba a girar al revés.

Todas las canciones le recordaban a él. Todas las palabras sonaban como él. Todas las miradas parecían suyas. Todos los suspiros. Todas las sonrisas.  Y, sin embargo, no lo eran.

Verdes. Eran verdes y profundos. Pícaros, y a la vez dulces: sus ojos.


Mírame.

Susúrrame algo al oído, y esto habrá perdido el sentido.

Dime como consigues hacerme temblar. Dímelo más cerca.

Vamos a tumbarnos en la hierba. Vamos a acariciar el sol.

Rózame. Acaríciame. Necesito tocarte.

Te quiero amar hasta prender infiernos en tus ojos.

¿Y tú?

1 comentario:

  1. Está claro que alguien te ha metido en la cabeza que ese chico no es para ti, pero si a ti te gusta y es guapo, listo y hace que cuando le veas dejes de respirar, no se si me entiendes, pero es el indicado, no cualquiera puede conseguir eso que lo sepas.Tienes que confiar en que todo lo que pasa es por algo y dejate llevar por tu corazón, ánimo tú puedes Amanda.
    Nos leemos :)

    ResponderEliminar

Coméntame, cuéntame que opinas y si tienes un blog, no dudes en hablarme de él. Me pasaré en cuanto pueda :3